jueves, 27 de marzo de 2008

Si de Vocaciones se trata...


Madre: - Marinita, qué querés ser cuando seas grande?

Marinita: (Interrumpe la tarea de dirigir a las muñecas, que están actuando la obra que ella escribió) - Voy a ser actriz.

Madre: (Sorprendida y divertida) - Actriz?

Marinita: - Sí, como la que hizo de rana en la obra del club Bella Vista.

Madre: - Y nada más que actriz, vas a ser?

Marinita: - También voy a ser titiritera y voy a hacer marionetas de teatro brillante. Y voy a escribir lo que hablen los títeres.

Madre: (Ríe) - Y nada más?

Marinita: - Ah, voy a ser maestra. Y bibliotecaria, como la que usa lentes de la Biblioteca Rivadavia.

Madre: - Y no vas a ser ama de casa, como mamá? Y no vas a tener una familia, con un hijito y una hijita?

Marinita: - NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO !!!



La vocación. Qué es la vocación? Dónde nace? De dónde viene ese llamado, ese interés por algo? Esa necesidad de realizarse en alguna actividad, necesidad tan fuerte que sentimos que nos va la vida?

Modelos? Misión? Todos tenemos vocaciones?

Sin duda, los juegos infantiles, a los que hay que tomar muy en serio, nos muestran claramente hacia dónde apunta la flecha.
Y, siempre que la flecha no choque violentamente contra una pared (mandato, incomprensión, ignorancia), o sea redirigida por los vientos de la vida, podríamos decir que en los juegos infantiles ya encontramos la semilla de la profesión o actividad en la vida adulta.

Yo quise ser muchas cosas en la vida.
Quise ser maestra jardinera, vocación frustrada por mis padres, que cuando egresé del Ciclo Básico me obligaron a ir a la Escuela de Comercio, en lugar del Normal, como yo hubiese querido.
Ellos dijeron que en el futuro ya se los iba a agradecer...

Quise ser actriz. Y lo logré. Bastante buena, según dicen algunos.
Pero me di cuenta de que me era más grato dirigir, y entonces me fui a estudiar Dirección. Y me "recibí". Y desde ese momento no paré de dirigir teatro.
Seguí actuando, cada tanto, para darme el gusto, claro.

Quise ser bibliotecaria, y estudié. Al final, terminé trabajando como archivista en un diario, que en realidad "no es" pero "se parece" al trabajo de biblioteca.

Quise ser Licenciada en Literatura, porque pensaba que iba a aprender sobre el arte de las Letras.
Pero estudiando me di cuenta de que en la Universidad nos mataban la creatividad. Tomábamos un montón de información que nos servía para hacer una buena disección de un texto, o un buen comentario de un poema.
Y no quise terminar una carrera escribiendo una tesis que jamás nadie iba a leer, o que a lo sumo leería algún otro estudiante que quisiera hacer una tesis sobre el mismo tema.

Quise ser reikista. y lo logré. y sigo avanzando en el tema, aprendiendo y enseñando.



- Marinita, qué querés ser cuando seas grande?



Hoy siento y pienso que la vocación hace a la realización, pero no al ser.
Yo no soy actriz/directora/reikista/o lo que fuera, Yo soy mucho más que eso.

La vocación tiene que ver con el hacer, y no con el ser. O sea que la pregunta correcta habría sido "Marinita, qué querés hacer cuando seas grande?"

Tengo varios diplomas de carreras que nunca ejercí. Según una de las cartulinas, de la Universidad de Quilmes, yo soy Operadora Socioterapeuta, por ejemplo.

El que tiene un título que no ejerce "es"? o "se hace"?

Y el que ejerce una actividad sin título? Lo necesita realmente para identificarse con su tarea, con su vocación?

Supongamos que Pirula egresó de la EMAD conmigo, con idéntico título de Dirección Teatral y Puesta en Escena, pero desde que egresó no dirigió ni el tránsito...

Por otro lado la tenemos a Pepa, que en su vida nunca pasó por una escuela o universidad de arte, y dirige y pone obras de puta madre. Es menos directora por no tener papeleta???

Algunos me preguntarán si yo me atendería con un médico sin título. Les contesto que últimamente vengo pensando muy seriamente en esa opción.

También quise ser escritora, dedicarme a la Dramaturgia.
Probé en dos ocaciones, y me fue muy bien, a pesar de que la primera obra fue registrada por el director como suya, aprovechándose de mi inocencia y estupidez. Ambas obras se estrenaron y con éxito.

Pero de todos modos, no me siento dramaturga. Aún no me siento dramaturga.

Bien, ese es mi propósito ahora, llegar algún día a sentirme dramaturga. Para lo que escribo y escribo, corrijo y corrijo, apruebo textos y tiro otros a la basura, todo el tiempo.

Estoy segura de que en unos años (no me importa cuántos me lleve) podré hacer dramaturgia y sentirme dramaturga.



- Marinita, qué querés ser cuando seas grande?

- Quiero ser Marina.







9 comentarios:

nieves dijo...

Amiga mia... Ser Marina es lo que mejor te sale!!!! Te quiero.

La candorosa dijo...

¡¡¡Qué hermoso post, MARINAAAAAAAAAA!!!

Me encantó todo lo que decís.
¡¡¡¡Me siento tan identificada!!!
Será eso de estudiar tantas cosas y "gustar y amar" tantas opciones profecionales y oficios...

Espero que sigas con lo tuyo, y que la Dramaturgia se cumpla al 100%!!!

Un amigo decía: "cuando sea grande, quiero ser FELIZ!!!", JAJAJAA

¡¡¡Saludos gigantes y colmados de candor!!!!

Anónimo dijo...

Lo mas importante es lo que uno siente, lo que le dicta el corazon, por eso, una vez que arrancamos hay que darle duro y parejo.
Deale nomas Marina !!!!!!

dondelohabredejado dijo...

Nieves, querida, mil gracias!!!! Yo también te quiero!!!

Candorosa Alejandrita: Me encanta que te encante, y no me sorprende en absoluto que te sientas identificada. Le seguiremos dando pa adelante, y ya te avisare cuando comiencen a estrenar mis obras. Yo quiero ser feliz AHORA !! ja ja jaa
Te mando un abrazote, y otro al mar.

Gracias, "Anónimo", a veces dicta el corazón...otras los personajes
le seguiremos dando!!

Angie Angelina dijo...

Muy bueno, Marina
Yo iba a ser abogada hasta que aprendi que habia otras carreras ademas de la de tu padre.
Entonces soy yo así, Angie, casi con un título, pero sintiéndome otra cosa. Y también quiero estudiar Dramaturgia!!!
Besos
Angie

Angie Angelina dijo...

Pd.
Que es "socioterapeuta"?

dondelohabredejado dijo...

Angie, qué suerte que te diste cuenta a tiempo!!
También futura dramaturga!! Choquen esos cinco!!! Arriba las dramaturgas!!!
Socioterapeuta es la persona que trabaja como terapeuta en comunidades terapéuticas, en recuperación de adictos, por ejemplo.
Besitos, que estés bien, Nena.

nadasepierde dijo...

Cuanta razón tenés. Yo lo agregaría que quiero ser feliz, no hablando de la felicidad como ua gran palabra, sino como la pequeña sumatoria de buenos momentos, de hacer cosas que nos hagan saltar de la cama contentas a la mañana , porque lo que hacemos nos da placer, nos divierte, sirve, nos permite vivir y nos llena de energia.
y eso, que sea lo que sea, escritora, dramaturga, monja, jardinera, bibliotecaria, inegeniero de la nasa , madre a 24 hs por dia o paseadora de perros. Pero lo que sea, que sea "la cosa" que nos haga plenos y felices!
un beso...y me vuelvo al presente!

dondelohabredejado dijo...

NADASEPIERDE
Creo que lo que decís es lo más sabio. Ser felices es lo que cuenta. La vida es corta y tenemos que tratar de disfrutar todo lo bueno y a nuestros seres queridos. A qué nos dediquemos no es tan importante como sí hacerlo con alegría.
Besitos.