viernes, 25 de abril de 2008

Tragedia o Comedia ?










En una lista en la que participo, de temática teatral, surgió el tema de si la comedia es un género menor, o no. Una compañera envió un mail opinando que para los mensajes están los teléfonos, que dónde está escrito que el teatro tenga que dar un mensaje. Y tiene razón: dónde está escrito?

Hay quienes quieren polemizar. Hay quienes quieren opinar. Hay quienes no dan bola al tema. O bien tendrán las bolas por el piso de polemizar sobre estos temas...

La cuestión es que esto me ha movilizado. El post de hoy será una reflexión sobre el profundísimo dilema (si es que lo hay) Comedia o tragedia?

Amo la Tragedia!! Como buena judía, claro que amo la tragedia!! Y puedo decir que en lo que respecta a formación teatral, en el seno de mi familia recibí la más contundente inspiración para lo trágico (adivinaron, estoy hablando de mi madre).

Es que puede haber mayor placer para una teatrista que devorar texto tras texto a los clásicos, entregarse en transe a las historias de la mitología griega, extasiarse sin límites con las obras de Shakespeare, acabaaaar en una catarsis de auto revelación mientras se escucha el aplauso y aún una se siente la heroína trágica que acaba de representar en el escenario y a la que le ha prestado su vida, o mejor dicho regalado??

Espiritual creatividad, entregarse al sacer ludus buceando en las complejidades de un personaje para renacer en la propia anagnórisis. Oh, qué placer de semidiosa, sufrir de esa manera!!!

Ni qué hablar de lo que significa calzarse los coturnos, embadurnarse el rostro con cuatro kilos de maquillaje, pegarse unas pestañas pesadísimas y hacer de todo esto un ritual, con energía contenida, oscura, ancestral, mientras la musa ocupa mi cuerpo...

El placer máximo de llevar adelante la puesta en escena de una tragedia, cuidando obsesivamente cada detalle, cada microsegundo, cada acción, cada mirada, cada respiración. Y así sentirse honda e importante. Tan honda e importante como sólo puede sentirse una cuando está haciendo tragedia, obviamente...

Y la comedia... Ah, Yo Amo la Comedia!!! Cómo no amar la comedia, viniendo de un hogar judío, donde, como todos sabemos, el único modo de salvar la integridad es reírse de todo?

Adoro a Shakespeare, con sus enredos y su mundo de ilusión. Cuántas veces me he preguntado a mí misma si el travieso Puck no habrá vertido algún jugo mágico en mis ojos, para que me enamorase de algún cabeza de burro??

Disfruto enormemente con los equívocos y dobles sentidos (aunque a veces tarde en darme cuenta del chiste, lo admito).

Adoro a Moliere, encontrar y reconocer esos personajes en la vida diaria y desmayar a carcajadas ante tanta ridiculez.

Y qué decir, de ver al público con una sonrisa, o celebrando alguna parte de la obra a carcajadas!! Felicidad suprema, hacer reír a la gente!!

En realidad, Yo amo la Tragedia y la Comedia. Porque amo la vida, que está compuesta de risa y llanto. Porque mi propia vida es comedia y es tragedia. Aunque honestamente, mi vida se parece más a una película de Almodóvar...

Y lo del mensaje? Ah, sí...

Yo creo que es imposible evitar la ideología. En cada obra que ponga, logre una sublime expresión artística o un desastroso cadáver teatral, estará mi opinión, lo busque o no lo busque. No creo que esté escrito que el Teatro tenga que tener mensaje. Pero es inevitable decir algo, en todo lo que hagamos. Inevitable decirlo, inevitable que se nos escape...




jueves, 24 de abril de 2008

El Tesoro de la Amistad


Si en algo soy afortunada en esta vida, es en los amigos que tuve, tengo y tendré.
Mi angel de la guarda siempre se ha encargado de traerme amigos fabulosos, de fierro, gente valiosísima de la que me enorgullezco y enfelicezco.

Hoy voy a hablar aquí de mi
"más amiga" .
Sí, mi "más amiga" , aquella que conoce toda mi existencia con lujos de detalles, todas mis experiencias y pensamientos, sus laberintos y sus vueltas absurdas. La que nunca hace falta poner en tema, la que lo conoce todo.
La que ha tenido la pacie
ncia infinita de ser testigo de mis terribles errores, esperando a que me diera cuenta en mis propios tiempos, de lo que ella ya sabía y yo me negaba a escuchar.
Mi más amiga es esa con la que nos miramos y ya sabemos todo.
Nos unen muchas cosas, muchas risas compartidas, intereses y búsquedas, nos une la alegría de coincidir en la misma presión arterial (12/8) y hacer de esto un código de referencias.
Nos unen nuestras sensibilidades artísticas y nuestros caminos de evolución.

Nuestras diferencias nos nutren, nos ayudan a seguir crecien
do, nos confirman como espejo también.
A veces son motivo de risas (como el chiste de que nuestras amigas escondan a sus hijos cuando ella llega, y cuando llego yo, escondan a sus madres) y otras veces
son motivo de profundo aprendizaje. Como el saber que ella tiene lo que a mí me falta: esa sabia entrega y aceptación a la vida y a su proceso; ese ganar tiempo y energía dejando que ocurra lo que tiene que ocurrir (lo que me ocurre a mí también, pero luego de resistirme, pelearme conmigo misma y golpear unas cincuenta veces la cabeza contra la pared, por ejemplo).
Con ella, desde siempre, hemos tenido esos ataques de necesidad de compartir algo, necesidad impostergable. Que si tal libro o si cual meditación no es plenam
ente disfrutada si no la compartimos. Que si algo nos da tanta felicidad, necesitamos que la otra también lo pruebe y disfrute. De este bello compartir, hace años, salió que yo me anime a internet, y que ella sea una exelente reikista.
Con mi más amiga estamos tan conectadas que no es necesario que nos vivamos comunicando. Y cada vez que nos escuchamos, que nos leemos, que nos encontramos, nos hace mucho mucho bien.
Ayer chateamos!!! Justo vine a la computadora a buscarla, cuando ella se conectó.
Y el universo estaba tan contento con nuestro encuentro, que todo salió per
fecto, y hasta el mic y auriculares funcionaron y pudimos charlotear cómodamente.
Me olvidé del calor del desierto, charlando con mi más amiga, y escuchándola y sintiéndola tan bien.

Cuando un amigo está mal, me pongo un poco triste, no puedo evitarlo. Me preocupo, estoy más pendiente que de costumbre, le dedico más amor...
Pero cuando un amigo está bien...ah, qué alegría inmensa!!!! Qué bien me hizo chatear ayer con ella!!! Por eso, le dedico el post.
Besos a todos, a todos mis grandes, valiosos amigos. y que ninguno se me ponga celoso, eh.

domingo, 6 de abril de 2008

Mi Comida Preferida !!!!



Otra vez heme aquí, escribiendo en el blog de mi madre. La ocasión bien lo vale, ya que abordaré un tema gastronónico, de gran nivel. La tía Nieves le trajo a Marina un suculento y exótico regalo (exótico para estos lares): Zapallitos Redondos !!!


La comida preferida de mi mamá, y también de Charly y mía (entre los dos nos manducamos un zapallito, qué rico que estaba!)


Temía que no los cocinara, porque andaba mal de sus patas, y tal vez se acostase a escribir. Pero por suerte se animó a la tarea, y disfrutamos de unos auténticos zapallitos rellenos, de primerísimaaaaa.


Ilustro esta nota con la foto que saqué a tiempo (no quedó ni una miguita) y la de nuestra siesta con la panza llena.




Bruno Alexis Landau


sábado, 5 de abril de 2008

Rojo y Oro


Rojo y Oro, Imagen de mí misma

Sol que es otro sol y Brillo de arenas reflejando almas.

Paisaje propio.

Hoy la misión es estar aquí.

Encontrarme en el rojo, Perderme en el oro

Hoy aquí.

Hoy.


Marina.


Inspirado en "Desierto Rojo y Oro" de la artista plástica Nora Cobe.

Los invito a ver su obra: www.noracobe.ybay.co.il