viernes, 28 de agosto de 2009

Levantarnos

A veces creemos que es muy difícil levantarnos....
Por favor, mirá este video.


sábado, 22 de agosto de 2009

Recuerdos Odontológicos


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com



No es mi costumbre ponerme en víctima de las situaciones, ni quejarme de dolores. En general trato de poner al mal tiempo buena cara.
Pero (y, sí, siempre hay un pero...) Si hay algo que me supera es el dolor de muelas. Si tengo un problema en la boca, por pequeño que sea, me vuelvo insoportable.
Necesito que todo el mundo sepa cuánto estoy sufriendo y que quede bien claro que nadie sufre en la vida tanto como yo.
Tranquilos, no tengo ni dolor, ni molestia, ni nada de nada, eh!
Sucede que recibí recién el mail de un amigo que me cuenta que tiene un problema con su muela de juicio y eso me llevó a recordar un suceso que constituye una de las causas de mi terrible pánico al dentista, el que fue expresado anteriormente aquí y aquí.



Recuerdo que aquella tarde comencé a tener un dolor de cabeza al que no le di mayor importancia.
Al salir del trabajo ya no podía ni pensar de tanto dolor, que se había focalizado en la mandíbula.
Hacía tiempo que venía postergando mi visita al dentista (como siempre) porque sabía muy bien que esa muela no tenía espacio e iba a ser necesario pasar por la temida extracción.
Cuando llegué a casa, encontré a una amiga que vino sorpresivamente de visita. Ella me insistió en que lo mejor era ir en ese mismo momento a una guardia para asegurarme el descanso nocturno.
Tanto insistió que terminamos yendo a una guardia odontológica que había en el barrio de Constitución, y con la que la Asociación Argentina de Actores tenía convenio de atención.
En ese momento yo vivía por Congreso, así que hasta me resultaba muy cercano.

Las dos horas de espera no fueron lo más grave. La situación se volvió densa cuando vi salir al paciente que estaba adentro.
Se tomaba la cara con las manos, deshecho de dolor, y me miraba a mí y miraba a la dentista como queriendo advertirme algo, desesperadamente.

- Vamos a casa! - dije de golpe, decidida a salir corriendo.

- No seas cobarde, Nena, ese tipo te quiere asustar, no le des bola.

- Pero vos viste cómo me miraba. Está clarísimo que no hay que atenderse con esta médica.

- Pero no seas tonta, cualquier cosita le pedís que te ponga más anestesia, y listo.

La dentista me miraba desde la puerta del consultorio, invitándome a pasar con una dulce sonrisa.
Respiré hondo y allá fui.

Sé que todos creerán que exagero si les cuento que tomaba carrera para ponerme las inyecciones.
Que pensarán que estoy loca si les digo que se mordía los labios mientras martillaba mi muela.
Que colocó su pie sobre el posabrazos para hacer palanca mientras tironeaba de mi muela con su tenaza.
Sé que no van a creerme.
Menos aún si les digo que cada vez que levantaba mi mano en señal de terrible dolor, ella sonreía forzadamente y continuaba adelante con la sesión de tortura.
Finalmente aprisioné fuerte sus muñecas y cuando logré que retirase sus manos de mi boca, le dije:

- Basta !!

No dijo nada. Caminó en silencio hasta el escritorio y llenó recetas de antinflamatorios.
Luego, sin dejar de mirar los papeles, susurró "Es que está muy agarrada, no quiere salir"
Yo sólo quería escapar de allí, cuanto antes.
Esta rara mujer (no se los dije antes, pero era muy extraña) me entregó las recetas con un cartelito dibujado que decía "Sonríe, Cristo te ama! "

Más allá de que yo no soy cristiana, y el regalito me sonó muy desubicado, hubo algo en su mirada infinitamente temerosa que hizo que tomara el cartelito y le dijera gracias:
Entendí que ese era su modo de pedir perdón.





Pasando a otro tema, les comento que ha venido un técnico de mi servidor de internet, ha cambiado el modem, y la conexión sigue tan mal como antes.
Escribir este post me ha llevado varias etapas y varias tazas de tecito de Valeriana.
La buena noticia es que el nuevo modem venía en un sobre de plástico con burbujas, y ya tengo modo de canalizar mi ansiedad por la falta de internet.



Shabat Shalom para todos !!

martes, 18 de agosto de 2009

Federico García Lorca

Se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Federico García Lorca.

Cuánto arte nos podría haber dado, de no haber sido asesinado por el fascismo cuando sólo tenía 38 años...

Disfruté la inmensa felicidad de actuar y dirigir sus obras de teatro, creo que es el mejor modo de aprender a amar a un autor.
La primera obra de títeres que hice fue "El Retablillo de Don Cristobal", escrita por Él en la ciudad de Alta Gracia, en Argentina.
Tuve muchos años un cariñoso tortugo, llamado Federico en su honor.

Hoy a modo de humilde homenaje a este Gran Hombre y Artista, subo a mi blog estos videos.







viernes, 14 de agosto de 2009

Gatos y Cajas

Ando sin tiempo y sin neuronas.
Les dejo un videíto casero de Lolín y Charly investigando unas cajas que iba a llevar a la basura.
Dedicado a todos los que amen los gatosos, y muy especialmente a Candorito e Ismael.
Que tengan un lindo fin de semana.



viernes, 7 de agosto de 2009

Post femenino


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com





Eliminar formato de la selecciónNo hay mucho que decir sobre esos días en los que las mujeres estamos alteradas. Más alteradas que de costumbre, quiero decir.Y no hay mucho que decir, en realidad, porque ya se ha dicho mucho sobre el tema.
Así que para qué repetirlo...Ustedes, chicas, ya saben muy bien de lo que hablo. Que los dolores, que las molestias, que el premenstrual, que la premenopausia, que la chancha, los veinte y la máquina de hacer chorizos...
Estoy IN-SO-POR-TA-BLE !!!





















Pero si hay algo que me afecta de esos días y no puedo controlar es el desborde emocional.
No existe cosa más patética que descontrolar por cualquier suceso, angustiarse por un detalle sin importancia, llorar por todo y por nada.Yo soy hipersensible, e históricamente me vuelvo extremadísimamente vulnerable y llorosa cuando estoy en "esos días".


Les voy a contar, para que tengan una idea, del peor de los papelones premenstruales de mi vida.Bueno, ahora que lo pienso no ha sido el peor. Pero es un muy buen botón de muestra.
Yo tenía unos veintipico años. Luego de una semana terrible de trabajo y estudio, con varias de esas complicaciones que nunca faltan, más el ruido constante en el departamento de al lado por arreglos de cañerías, viajaba a Bahía Blanca por el fin de semana.
En el momento de comprar el pasaje decidí gastar un poco más de dinero para viajar en el que en ese momento era el servicio super especial de omnibus: butaca sin acompañante que se reclinaba casi como una cama, cena a bordo, y película.
Lo que más me atraía era la posibilidad de mirar una película durante el viaje. Distraerme un poco, olvidar la semana agotadora y dejar atrás los problemas y preocupaciones.
Lamentablemente el día del viaje desperté más alterada que de costumbre y me puse a llorar desconsoladamente ante la mirada compasiva de mi gata Selene, por la terrible tragedia que constituía el gravísimo hecho de que se acabara el dentífrico.
Cartón lleno, lotería!!! Viajar en premenstrual era lo peor que me podía pasar. Ante esta terrible realidad personal, el hambre en el mundo, la miseria, las guerras... pasaban a ser temitas sin importancia.
El taxista que me llevó a la Terminal de Retiro me estafó. Y ante mi reclamo me trató muy mal, amenazándome con no entregarme mi mochila... Mal comienzo para un viaje: premenstrual + bronca + impotencia.
Me senté en mi butaca individual sintiéndome multimillonaria y eso mejoró mi humor.
La azafata pasó a desearnos buen viaje y nos convidó unos deliciosos caramelos frutales. Éramos unos pocos pasajeros.
Luego vino la cena. Asquerosa. Pero no me importó mucho porque no tenía tanto hambre.
Cuando el televisor se encendió iluminó mi esperanza de ver mejorado mi ánimo y dar una vuelta de tuerca a la onda de ese día.Me dispuse a disfrutar.Propaganda de la empresa de omnibus, una luz azul en su camino.
Y por fin, la película !!!
Una peligrosa mezcla de incredulidad, furia y profundos deseos de matar a alguien se instaló en mí cuando descubrí que el film que nos ofrecían era uno de Palito Ortega, "Un muchacho como yo".Una tomada de pelo, una cruel burla del destino.
Antes de que pudiera respirar mis lágrimas ya brotaban cual catarata y la tristeza más honda me teñía el alma.
Un muchacho se sentó en el asiento posterior al mío, que estaba vacío. Con voz muy dulce quiso contenerme (o levantarme, en realidad no me quedó claro).


Muchacho: - Cómo una chica tan linda puede estar llorando?
Yo: - ...
Muchacho: - Aún llorando sos muy hermosa, sabés?
Yo: - ...
Muchacho: - Te puedo ayudar en algo? Qué es lo que te pasa?

Y en ese momento desbordé por completo haciendo uno de mis históricos bochornos. Mi premenstrualidad se manifestó claramente cuando le respondí llorando a mares, entre sollozos y ahogos:

- Es que me pusieron una película de Palito Ortega. De todas las películas que existen en el universo justo me van a poner una de Palito Ortega !! ¿Entendés?

El pobre muchacho huyó.Su rostro de pánico y arrepentimiento por haberse acercado a mí parecía de historieta.
Estoy segura de que él tampoco se ha olvidado de este suceso.





Y ustedes, qué papelones hacen cuando están hipersensibles???