sábado, 3 de julio de 2010

Un niño, un mono y un sueño.

De jovencita trabajé un tiempo en el negocio de mi hermano, de venta de plantas y animalitos.
Cuando acepté trabajar gratis para apoyarlo en su emprendimiento fue porque aspiraba a que cuando le comenzara a ir bien económicamente, me pagase un sueldo. Y también porque creía que de ese modo mi madre dejaría de atormentarme con sus variadas insistencias sobre cuestiones de mi hermano.

En ambos casos me equivoqué: Mi madre no cesa de atormentarme con ese tipo de insistencias aún en el presente y cuando aquel negocio empezó a dar dividendos, mi hermano puso un aviso en La Nueva Provincia, y de las muchas chicas que se presentaron terminó contratando a una muy bonita de hermosas caderas y andar muy sexy, que no veía diferencia entre un cactus y una diefembaquia y me llamaba por teléfono cada vez que alguien pretendía comprar una cotorrita australiana porque tenía pánico a los animales...

Entonces la tarada, es decir yo, salía corriendo por la puerta que daba a la vía, desembocaba en Amundsen hasta llegar a Corrientes con la lengua afuera de tanto correr, y llegaba al negocio para escuchar que los clientes se fueron porque tardó demasiado en llegar.

Como recurso de promoción se nos ocurrió organizar carreras de tortugas.
Todos los domingos en la vereda del local se habilitaba el tortugódromo y los pibitos del barrio venían con sus mascotas y sus abuelos.
El torneo duró un año, los chicos entrenaban a sus tortugas de los modos más insólitos y ellas corrían contentas y participaban felices.




El premio que llevaría el ganador del torneo era un monito llamado Pedro (sí, yo le puse el nombre) que observaba las carreras desde su jaula como sabiendo que ahí se jugaba el destino del que sería su hogar para siempre.

Uno de los chicos concursaba con Josefina, una tortuga de tamaño mediano y velocidad asombrosa.
Pablito entrenaba a Josefina todas las tardes y llegó un momento en el que ella misma pedía el entrenamiento cuando él se olvidaba.
Josefina era una tortuga mimosa, le gustaba que le toque el cogotito y si dejaba de hacerlo, ella misma se frotaba contra mi mano.
Los domingos lucía la "S" de Superman sobre el caparazón, una cábala que la distinguía del resto y hacía que tuviera cada semana más simpatizantes alentándola.

Cada tarde, después de entrenar a Josefina, Pablito venía a visitarme para saludar a Pedro, que generalmente estaba a upa mío, o agarrado de mi cabeza cuando yo estaba regando o acomodando plantas.
Pablito amaba a Pedro y Pedro amaba a Pablito. Jugaban juntos todas las tardes y se mimaban con un amor puro y creativo. Jugaban a las escondidas o se abrazaban y rascaban sus cabezas mutuamente de un modo muy tierno.




A mí me daba tranquilidad saber que seguramente Josefina ganaría el campeonato, porque Pedro necesitaba un hogar donde sentirse muy amado.
El único inconveniente lo constituía la mamá de Pablito, quien no quería al mono en su casa. Pero tanto el padre como los hermanos y abuelos lo apoyaban y estarían con él festejando el hermoso premio.
Ella ya se acostumbraría y terminaría amándolo muchísimo, seguramente...

El niño hablaba todo el tiempo de cómo sería su vida cuando por fin el mono se fuera a vivir con él, y de todas las cosas que compartirían.

Y llegó el gran día!! Si bien todos los participantes sabían que Josefina sería la triunfadora por su velocidad arrasadora, se presentaron con sus tortugas a participar en la final, que se vivió como una verdadera fiesta.
A mí me dolía la mandíbula de tanto inflar globos.
Un canal de televisión local había seguido el torneo con algunas notas en el noticiero del mediodía, y como correspondía, mandó un camarógrafo y un notero para cubrir el gran evento.




No faltó nadie, la cortadita estaba llena de gente: familia y amigos de los concursantes y barrio a pleno. Algunos trajeron sillas, reposeras o banquitos.

Fue muy emocionante, sobre todo el momento en que Pablito besó a Josefina y le dijo que la amaba. Todos sonreíamos emocionados.

Esa vez sentí distinto al barrer la vereda y juntar los papelitos de golosinas que los chicos habían sembrado. Saber que era la despedida hacía al trabajo diferente, y me di cuenta de que iba a extrañar los gritos de los chicos y sus risas, cada domingo.

Cuando estábamos con mi hermano cerrando todo, apareció Pablito con su mamá. Creíamos que vendrían al día siguiente porque su casa estaba llena de parientes que habían llegado del campo.
Pablito estaba raro, no puedo decir exactamente cómo, pero no era el mismo chico de siempre.
Cuando escuché a su madre preguntar si podía llevar como premio el valor del mono en plantas, entendí todo. O mejor dicho, no entendí nada.

Qué hacía que este niño, que había soñado con su mono todo el año, en el momento en que estaba por lograrlo, se quedase tranquilo viendo como su madre lo cambiaba por begonias?
Cómo este nene, que vi llorar escandalosamente por un paquete de figuritas, ahora estaba tan silencioso, sin reclamos ni llantos?

Cuando mi hermano le preguntó a la mujer cómo logró convencerlo, ella simplemente le pidió a su hijo que nos mostrara lo que le había regalado.
Del bolsillo delantero del mameluco (del "karting", como los llamábamos) sacó una pistola verde con lucecitas. Muy sonriente, nos apuntó y nos llenó de ruidos extraños que emitía ese arma de juguete.
Mi hermano se río. Yo me hice la muerta, payaseando, y desde abajo del mostrador le gritaba "me mataste, Pablito" haciéndome la gangosa, que era algo que al pibe lo hacía reír sin parar.

Y sí, me mataste, Pablito!

Lo sobornaron y el pibe se vendió. Así de simple. Así de triste.



El mono se lo terminamos regalando a un jubilado que lo adoraba y lo llevaba a pasear a la placita del Teatro Municipal. Se quisieron mucho y los dos juntos fueron muy felices.

Pregunto: Todos tenemos un precio? Cuánto vale dejar de lado sueños y principios?


76 comentarios:

Euphoria dijo...

Linda manera de dar paso a una pregunta importante...
Tus relatos siempre me movilizan y opino que definitivamente todos tenemos un precio, pero no lo sabemos hasta que se nos presenta la encrucijada. De hecho creo que muchas de nuestras decisiones pasan un poco por renunciar a algunos sueños, conformarnos y seguir adelante, o priorizar los sueños de otros. Buen fin de semana y VAMOS ARGENTINA!

Liliana Lucki dijo...

No todos tienen un precio.

Aunque algunos lo inculcan a sus hijos desde pequeños.

Llega el momento ...donde cada uno elige.

Es lo mas caro,el mantenerse sin precio pagable.

ES MUY CARO,VALE LA PENA !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Mi cariño y saludo desde la lluviosa ciudad,cerca del mar.

Liliana

Any dijo...

Que buena historia! Carreras de tortugas, es la primera vez que escucho algo asi. Que creatividad la de uds che, jamás se me hubiera ocurrido.
No sé si todos tenemos un precio, que preguntita ... difícil, muy difícil de contestar. En principio diría que hay cosas que no se negocian, pero viste que a veces uno mismo no termina de conocerse, quizás uno se cree insobornable y no es asi. No me gustó mucho pensar en esto, pensar que puedo tener un precio ... mmmmm, me dejaste pensando che.

Como va la salud? Bien espero.
Te mando un abrazo

dondelohabredejado dijo...

EUPHORIA
Este tema viene ocupando mi cabecita en estos días... Yo siempre pensé que quien no quiere venderse no se vende.
Pero imaginando cuál sería mi precio, llegué a pensar que en un caso extremo, si fuera por la vida de un sobrino, por ejemplo, o algo así, "me vendería". Pero son casos en los que no me movería con libertad...
Creo que dejar de lado sueños propios por ayudar a concretar los ajenos tiene que ver más con un acto de amor, es una renuncia distinta.
VAMOS ARGENTINA!! Ya me enteraré por ustedes cómo va el mundial, ja ja
Un abrazote, que tengas un hermoso fin de semana, Nena.

dondelohabredejado dijo...

LILIANA
Yo pienso como vos, puse aquí la pregunta para que me ayuden a pensarlo.
Como le dije a Euphoria, llegado un caso extremo tal vez me entere que tengo mi precio... Mejor dicho, ojalá no me entere nunca!
Tuve muchas oportunidades de "transar" en mi vida, y siempre elegí ser fiel a mí misma, sin dudar un segundo. Eso me da tranquilidad y me hace sentir bien.
Habrá un precio? Por ahí no se trate de ofertas materiales o de prestigio, qué sé yo. Habrá un precio para cada persona?
Una amiga me dijo que tal vez todos tengan precio, el problema es que algunos están en el oulet de oferta, ja ja
Lili, llueve en Mar del plata?? Qué lindo!!
Un abrazo grandísimo,querida.

dondelohabredejado dijo...

ANY
Cuando tuvimos la idea nos creímos pioneros.
Después nos enteramos que se hace en muchos lugares y hasta hay clubes que se dedican a las carreras de tortugas.
Yo me creo insobornable, y aunque la preguntita incomoda (también a mí me hace sentir mal)quiero llegar al fondo de la cuestión, imaginarme en otras circunstancias... es un modo de conocer más la esencia humana,creo.
Sigo pensando...
La salud, de primera. Muchas gracias.
Otro abrazo para vos. Que tengas muy lindo fin de semana.

A.R.N. dijo...

hay otro factor que hay que tomar en cuenta. la necesidad. no hay precio que me obligue a hacer algo que no quiero a menos que lo necesite. y no hablo solamente de una necesidad economica.

besos, me encantaria tener un mono obvio, deben ser re cariniosos. pero me parece que con las mascotas que tengo es suficiente por ahora.

dondelohabredejado dijo...

A.R.N.
"La necesidad tiene cara de hereje", dice siempre mi madre.
Creo que si no hay necesidad, o al menos deseo, no existe ninguna "prueba" para nosotros.
El tema es no venderse cuando existe una necesidad real y aún así preferimos ser fieles a nosotros mismos.
Pero claro, depende de cual sea esa necesidad... conseguir un buen trabajo no es lo mismo que necesitar una operación para un hijo, por poner un ejemplo.
Tuve la suerte de ser madrina de una mona, Luli, que se crió junto con Bruno. Lamento que se hayan perdido las fotos de ellos dos abrazados.
Son unos bichos ternurosísimos, parecen bebés.
No estoy de acuerdo con sacarlos de su medio ambiente, pero estar con ellos es una experiencia bellísima. A vos te encantaría!!
Besitossssssss

Ro dijo...

Donde...
Qué historia triste, aún sin ser tan triste...
A Pablito no lo sobornaron... a Pablito lo "maleducaron"... Un juguete caro, sin vida, es más fácil de "acomodar" que una relación afectuosa con un ser vivo... Y lo peor es que cuando los "Pablitos" crecen, todos juntos criticamos a la sociedad "light" y a la falta de vínculos y de compromiso que no son otra cosa que la consecuencia de nuestras propias actitudes...

Yo no le hubiera canjeado el premio a la mamá... El nene se quedó sin su mono... que ella se quede sin sus begonias... jajaja

Yo te puedo asegurar que no tengo precio... pero pago bastante caro la libertad de permitírmelo...

Besos!!! Son hermosas tus historias!!!

A.R.N. dijo...

entonces supongo que yo discrimino entre un tipo de necesidad y otro de acuerdo a mi criterio propio. otras personas pueden tener un criterio diferente.
y el ejemplo que se me cruzo por la cabeza es el siguiente. yo trato de no lastimar a la gente. ahora, lastimaria para defender a mi hijo ,incluso a mi misma?

La candorosa dijo...

La historia que hoy nos contaste, es muy especial y nos lleva a todos a pensar sobre ¡¡cuál es nuestro precio!! Uhhh!!!!

En mi juventud, no tenía precio alguno, no me vendía ni por trillones, hoy... después de transcurrida gran parte de mi existencia, te digo:
Si el precio no comprende perjuicio para terceros, y no significa daño para nadie... y es una buena montaña de dinero... salgo y pregunto: -Ajá... ¿cuánto hay?

Y viste... los años pasan!!jajaaaaaa



Abrazotessssss!!!


PD: Y acá vengo además, a contarte que Argentina perdió (sniiiiiifff!!!... 4-0)

dondelohabredejado dijo...

RO
Es cierto, lo maleducaron, pero también lo sobornaron...
Y tal cual vos decís, esos valores son los que luego se sostienen de adultos, y se critican sin hacerse cargo de la propia actitud.
Ja ja, dejar a la madre sin las begonias habría sido genial.
El no tener precio se paga caro, sí, pero se duerme tranquila. A veces tiene que ver con los ejemplos recibidos, otras no tanto.
Un abracito.

Adriana Alba dijo...

Nos fuiste llevando sutilmente, con una historia magnífica, real y tierna.

En cuanto a "el precio de los sueños", se me vinieron a la cabeza tantas cosas...hay cosas que son negociables y otras definitivamente NO

Argentina acaba de perder 4 a 0 con Alemania, no me hubiera gustado que se "vendan" para modificar el resultado; snif...snif...snif.

Abrazos Marina, me encantó el relato te imaginaba en el negocio, yo también trabajé en el negocio de mi abuela, atendía subida a un cajón de "coca-cola" (los de madera)y comía muchas golosinas...cuando mi abuela no me veía (obvio) jajaja

dondelohabredejado dijo...

A.R.N.
Es muy interesante el modo en que lo planteás. Llegada una situación específica, cómo reaccionamos, qué somos capaces de hacer y qué no?
Sí, claro, creo que todos tenemos criterios diferentes para todo.
Pero con un criterio tomado, y valores que defendemos, y principios, y etcéteras, cuándo somos capaces de traicionarnos??
Sigo pensando...
Besitos con calor (infernalll)

dondelohabredejado dijo...

CANDOROSA
Aunque te dañes a vos misma?? O los años que pasan y la montaña de dinero hacen que ya no duela, ja ja ja??
Interesante esto que decís, que no perjudique a terceros, habría que evaluar muy bien eso!
Cómo 4-0??? Recién Henry me envió un mail donde me dijo 3-0!! Habrá dejado de ver el partido antes del cuarto gol??
Bue, a no bajonearse por un resultado de futbol, por favor!
Abrazote grandote.

Winnie0 dijo...

Maravillosa historia....de final ¿decepcionante? Sí ...seguramente un alma tan fiel como la tuya no lo entiende....Lamentablemente casi y digo casi todo el mundo tiene un precio. Se libran gentes unicas y maravillosas...por eso son tan valiosas. Un beso guapa

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Bruja... ¿por qué nos cuentas estas historias?, ¿acaso te gusta vernos lagrimear?
Y lagrimeamos porque sí, porque todos en algún momento de nuestras vidas, nos vendemos... y eso, es lo que más bronca nos da. Es complicada la vida, Marina, muy complicada.
Trataremos de ser mejores personas, por lo menos, lo intentaremos...
Besos.


Muchas Gracias Total

Dante Bertini dijo...

Somos de la misma ralea: acabo de volver ¡indignado y muy triste! después de ver el partido que compró la señora alemana y vendieron los pibes argentinos. Cuelgo en el face una frase que da apertura al tema y me siento a escribir un post que se llama "Todo lo que se puede comprar con dinero". Me amargo un poco más, lo dejo para otro momento y veo tu espacio con una historia que supuse ternurista.
Somos de la misma ralea.

dondelohabredejado dijo...

WINNIE O
No lo sé, me lo estoy preguntando.
Tal vez las cosas deberían ser distintas. Tal vez nadie debería tener precio.
Un abracito.

dondelohabredejado dijo...

CHUQUIS
Les cuento la historia para que me ayuden a pensar, claro que no me gusta que lloren, chicos!
La vida no es fácil. Pero, todos nos vendemos? Mmm...
En eso estamos todos, queridos, tratando de ser mejores personas. Bueno, todos no...
Un abrazote a los tres.

dondelohabredejado dijo...

DANTE
No entiendo nada de futbol... pero nosotros venimos sincronizando.
Cuando además de vender el propio sueño se vende el sueño y las ilusiones de otros, la cosa pasa a ser más grave.
Recuerdo el caso de un jefe mío que se vendió mal... y al hacerlo jodió muchísima gente. Pequeño ejemplo que me viene a la mente, habrá más grandes, claro.
Espero ansiosa tu post.
Pensá en cosas lindas, que la indignación y la tristeza no hacen bien.
Abrazo grandote.

dondelohabredejado dijo...

ADRIANA
Perdón, querida, te saltié en los comentarios, sin darme cuenta!!
Estoy con vos, negociables me suena a acordar, a adaptarse cuando es necesario.
Pero hay otras cosas que no deberían transarse.
Fijate, vos decís que no te hubiera gustado que se vendan, y hay quienes piensan que se vendieron.
En fin, yo no puedo opinar, porque de futbol no entiendo nada.
Mi bisabuelo tenía un kioskito, y cuando iba comía un montón de chicles YUM-YUM !! (él me los regalaba)
Te imagino chiquitita sobre el cajón de coca cola arrasando con las golosinas, juah juah juah
Un abrazo grandote, amiga.

La condesa sangrienta dijo...

Es probable que cada hombre tenga un precio que habrá de probarse en casos extremos.
Pero hay otros, muchos, que están de oferta en el Outlet.
Prestarse a la venta de uno mismo es autoinflingirse un daño me parece; es que con la edad veo más clara la diferencia entre precio y valor.

Otro día te cuento la historia de mi tortuga Josefina, un beso.

Catalina Zentner dijo...

Y después nos preguntamos de dónde salen nuestros dirigentes. Si nosotros mismos los vamos induciendo a poner un precio a su voluntad, desde pequeños.
Una historia tierna con un final para la reflexión.

Abrazps.

América dijo...

Hay! Amiga en este caso prefiero pensar que algo influyo para que el destino fuera generoso con Pedro y fue mejor así,la experiencia para el niño es otra cosa pues tuvo que elegir,quizás una temprana lección de vida que quizás ha recordado en algún momento.
Como sueles hacer me haces sonreír,reír ...y quedarme con esa sensacion de que las cosa a veces deberian ser distintas,Voy por el audio!

Un abrazo

dondelohabredejado dijo...

CONDESA SANGRIENTA
Creo que nadie debería llegar a esos casos extremos, el ejemplo de A.R.N. me parece muy fuerte: defender un hijo.
Y sí, lamentablemente muchos están de oferta, y las concecuencias pueden llegar a pagarlas otros.
La tranquilidad y el bienestar con una misma que da decir que no, no se paga ni con todo el oro del mundo.
Sí, de valores se trata!
Espero la historia de tu Josefina.
Besitos.

dondelohabredejado dijo...

CATALINA
Es totalmente cierto lo que decís. Cuántos que hoy entregan lo que no es suyo y se llenan los bolsillos a costa del pueblo habrán sido sobornados de pequeños!!
Un abrazo grandote.

dondelohabredejado dijo...

AMÉRICA
Es cierto, no lo había pensado desde ese punto de vista. El mono terminó teniendo un hogar muy feliz.
No supe más de ese nene, que hoy ya es un hombre. Me gustaría saber quién es hoy y cuáles son sus valores. Se acordará de Pedro? Se habrá arrepentido al recordar el suceso??
Y sí, las cosas a veces, deberían ser distintas.
Espero que te haya gustado el tema de Silvio Rodriguez, es uno de los que más me gustan, y creo que tiene mucho que ver con el tema del post.
Un abrazo grandote.

Alma Violeta dijo...

Enamorada de tu espacio.
Besos.
Violeta.

dondelohabredejado dijo...

ALMA VIOLETA
Bienvenida y gracias.
Leíste el post?
Saluditos.

allmaacuariana dijo...

Veo una vela por la paz y me alegra,lástima que hay tanta sangre derramada tantos niños y mujeres masacrados.Ojaláno tengamos que ver remeras con inscripciones:UN TIRO DOS MUERTES.NUNCA MAS SEA MANCHADA LA BANDERA ISRELI CON SANGRE.

ISRAEL.Adonai-Autor Andres Chosed
Israel, Adonaí

Israel , pueblo mio

Quien mejor que tu sabe del odio

De la barbarie, del delito

De la persecucion por raza

Del desprecio por una piel

Si injusta fue tu persecución

Injusto fue tu nacimiento.

Si terrible es el acoso que sientes

terrible es la fuerza

con la que te defiendes.

Israel , yo hijo de David

Y nieto de Isaac

No reniego de ser judio

Pero siento la vergüenza

De lo que esta ocurriendo.

Israel , no hablo desde el miedo

Ni desde la ignorancia

No me mueven bajas pasiones

Ni malos sentimientos

Te quiero bien y muero

Viendo como aplastas niños dormidos

Con tus tanques o desde el cielo

Te digo:

Diez millones de muertos de los nuestros

No nos dan permiso para hacer lo mismo...

Israel , no hay peor amo

que el que ha sido esclavo.
Autor Andres ChosedIsrael, Adonaí

Israel , pueblo mio

Quien mejor que tu sabe del odio

De la barbarie, del delito

De la persecucion por raza

Del desprecio por una piel

Si injusta fue tu persecución

Injusto fue tu nacimiento.

Si terrible es el acoso que sientes

terrible es la fuerza

con la que te defiendes.

Israel , yo hijo de David

Y nieto de Isaac

No reniego de ser judio

Pero siento la vergüenza

De lo que esta ocurriendo.

Israel , no hablo desde el miedo

Ni desde la ignorancia

No me mueven bajas pasiones

Ni malos sentimientos

Te quiero bien y muero

Viendo como aplastas niños dormidos

Con tus tanques o desde el cielo

Te digo:

Diez millones de muertos de los nuestros

No nos dan permiso para hacer lo mismo...

Israel , no hay peor amo

que el que ha sido esclavo.
Autor Andres Chosed

Tengo una amiga que viaja a la zona de Israel y palestina y tratan de llevar alimentos y medicina.

allmaacuariana dijo...

Leí tu post y realmente es muy interesante.No sé con que palabras responderte, no tengo nada en contra los judios, es más me duele las politicas que se toman en cuanto a la guerra.Peace not war.Shalom

dondelohabredejado dijo...

ALMAACUARIANA
Aunque tu comentario no tenga nada que ver con el post, lo publico y te respondo.
Si hay una vela por la paz en este blog es porque soy partidaria de la paz, y estoy en contra de toda violencia.
Creo que es difícil opinar sobre algo que se ve desde lejos y no se conoce.
Creo que las noticias llegan manipuladas, las de un lado y las del otro.
Muy admirable la actitud de tu amiga. También desde acá van alimentos y medicinas, que lamentablemente no siempre llegan a manos del pueblo. Y por si no lo sabés, te cuento que en nuestros hospitales se atienden palestinos, aunque tal vez te cueste creerlo.
No creas que por vivir acá apoyo ciegamente al estado de Israel. Pero así como hay tanta propaganda anti Israel, hay mucha anti Palestina. Y creo que si opongo argumentos a los tuyos, no terminaríamos nunca, y eso no construye paz, sino todo lo contrario.
Las remeras que decís que ojalá nunca tengamos que ver más, yo no las he visto, y vos tampoco.
Ojalá no se tenga que ver más a un niño con chaleco de explosivos para inmolarse y asesinar personas. Ojalá no tengamos que ver niños educados para la guerra, ni mujeres mutiladas por su propia tradición, ni tantas otras cosas.
Yo quiero paz para nosotros y para los palestinos, quiero también para ellos una vida más digna, que puedan tener el bienestar, la salud, la libertad que no tienen.
No somos asesinos sanguinarios, ni nos mueve el odio. No sentimos placer ni alegría por el dolor o la muerte de los palestinos. No tenemos secuestrado un muchacho hace años sin dar información ni a Derechos Humanos.
Todos tenemos derecho de tener nuestra opinión y tomar partido.
Pero estoy segura de que acusando a un bando o a otro no se resuelve nada.
Ojalá llegue el día en que haya paz verdadera para ambos pueblos. Paz en los corazones, paz en los territorios, paz en nuestras vidas.
Ojalá llegue el día en que haya paz en los corazones de todos los seres humanos y se logre la paz sobre la tierra.
Saludos.
Shalom.

SUSURU dijo...

Marina: el relato me llenó de alegría y tristeza al mismo tiempo.

Espero que cada vez sean menos los padres que cambian la elección de sus hijos sobornándolos con un regalo.

A veces se paga un precio por conseguir algo en la vida. Para algunos más caro que para otros, pero es tan lindo sentir que podemos convertir nuestros sueños en realidad!!!!

besotes

Briks dijo...

absolutamente SI

todos tenemos un precio
algunos cuestan más otros menos y, por supuesto, casi nunca se trata de dinero

pero todos tenemos un precio

Lola Mariné dijo...

Estupenda historia con moraleja final.
No sé si todos tenemos un precio, quiero creer que no es asi, pero los niños son influenciables y caprichosos. A saber...
Feliz semana.

dondelohabredejado dijo...

SUSURU
Totalmente de acuerdo con vos, ojalá cada día sean menos los padres que les hacen eso a sus hijos.
Cumplir los sueños es lo mejor que nos puede pasar, creo que entre otras cosas a eso venimos a la vida!!
Que paguemos un precio, ya sea de esfuerzo, trabajo, estudio, o incomodidades, me parece bien. Que tengamos que renunciar a algo para lograrlo, a veces es necesario.
El tema esta en que el precio que paguemos no sea vendernos a nosotros mismos, creo.
Un abrazote grandote.

dondelohabredejado dijo...

BRIKS
Contundente respuesta!!!
Me gustaría pensar que aún existen quienes no tienen precio...
Un abracito.

dondelohabredejado dijo...

LOLA
Yo también quiero creer que no es así...
Los niños son niños, y es imperdonable que los adultos los eduquen con sobornos, pero lamentablemente sucede.
Feliz semana para vos, también. Y besos, y mimos a tus felinos.

GaMyr dijo...

Muy bueno !!! No creo que todos tengamos un precio, pero si la gran mayoria !
De todos modos hay que tener en cuenta circunstancias y demas, pero el relato me encanto. Te felicito.
Besos

dondelohabredejado dijo...

GAMYR
Gracias, que algunos no lo tengan ya es una esperanza que sirve de estímulo. Sí, es cierto, hay que tener en cuenta siempre las distintas circunstancias.
Un abracito.

El Gaucho Santillán dijo...

Bueno, el chico aprende lo que le enseñan.

Ademàs las begonias no hacen caca. Eso la madre lo tuvo en cuenta.

No juzguemos, quizàs el monardo lo pasò mejor con el viejito.

Un abrazo.

Alexis Rott dijo...

vaya es una buena historia!!
lo mas me llamo la atencion
es como es actualm,ente la relacion entre tu madre y tu?
osea tienes discrepancias pero no se odian a morir

y tu hermano si comtrato bien!1, digo contrato mal !! muy mal
jajajajaxd

saludos!1

Asun dijo...

Pobre Pablito. Qué fácil lo engaña la mamá. La pregunta que lanzas... no sé que decirte, proqeu lo mismo que a Pablito, cuantas veces no nos han engañado de niños diciéndonos que la otra opción era mejor que la nosotros queríamos (aunque no fuera cierto), y nos la han vendido de tal manera que debido a nuestra inocencia nos han convencido y hemos cedido. Tal vez ahora ya de adultos tenemos otra consciencia y podemos mantenernos fieles a nuestros principios. No sé, es un tema complicado, y ahora mismo, con tanto bricolaje, tengo las neuronas planchadas.

Besos

nadasepierde dijo...

Terrible la historia! Me imagino que la madre habrá estado todo el tiempo que "entrenaba a la tortuga" pensando que no iba a ganar , o deseandolo... o mintiendole?? que triste.
No es lo mismo, pero creo que los padres a veces hacemos algo parecido, compramos "tranquilidad", como compensar una pérdida (se murió el pez...vamos y le compramos otro, se murió el cobayo, vamos y lo reponemos) como si tratáramos de esconder el dolor de una pérdida con otra cosa... sería algo parecido.

Hablando de tortugas, en lo de mi abuela había una que era veloz... cada vez que sonaba el piano corría (literalmente) a escucharlo de cerca.

un beso

Luzdeana dijo...

Marina, imposible dejar de leer tu historia! ¿Justo hoy, que acabo de Ver "Cuestión de principios", con F. Luppi y Norma Aleandfro, posteás esta anécdota? Por favor... No dejes de ver esa peli, llena de sabiduría y también de humor... y contame!! Está basada en un cuento del gran Roberto Fontanarrosa, y habla de esa pregunta: ¿todo tiene un precio?
Besito!

dondelohabredejado dijo...

GAUCHO SANTILLÁN
Es cierto, el chico aprende lo que le enseñan, y seguramente el mono tuvo mejor destino.
Un abrazo.

dondelohabredejado dijo...

ALEXIS
Ja ja ja ja. Con mi mamá nos amamos muchísimo!! Yo ya aprendí que ella es así y no va a cambiar.
Deduzco que habrías contratado a la misma empleada, aunque no entendiese nada de plantas ni animales... Hombres!!!
Besitos.

dondelohabredejado dijo...

ASUN
Es cierto que de niños nos pueden engañar más fácilmente.
Pero creo que de grandes sabemos bien lo que implican nuestras acciones. Y ser coherentes en lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos.
Ja ja, el bricolaje te ha planchado las neuronas?? o será el olor a pintura??
Besitos, Nena, que bailes mucho en la fiesta!!

dondelohabredejado dijo...

NADASEPIERDE
Tal cual, todo el tiempo su madre debe haber estado deseando su fracaso.
Ana, yo haría eso, comprar otro pez para dar una alegría que repare, aunque sepa muy bien que no remedio nada ni quito esa tristeza, pero no lo siento como un soborno.
Ja ja ja ja, qué divina esa tortuga melómana!!!
Un abrazote grandote.

dondelohabredejado dijo...

LUZDEANA
Luppi y Aleandro me encantan, Fontanarrosa también. Ya mismo busco esa película para verla!!!
Gracias por el dato, Nena.
Besitosssss

Luigi dijo...

Tener precio se torna malo cuando lo que hacés vá contra tu conciencia... pero lo hacés solamente por la retribución que te dan.

En otros casos son deciciones simplemente, en pos de obtener otras cosas. El mejor ejemplo que se me ocurre es trabajar... todos trabajamos y tenemos un "precio"; hacemos el trabajo, nos dan el dinero, y con eso hacemos otras cosas que sí nos hacen bien.

Caia dijo...

Auch.. me mataste con el final.. Hasta pensé que la tortuga perdía la carrera pero nunca que el nene cambiaría lo que parecía su sueño por un revólver pedorro.. Nada se compara con una "mascota", por así llamarlos, ya que en realidad son nuestros compañeros y amigos. El relato hermoso, como suelen ser los tuyos. Besotes!

dondelohabredejado dijo...

BLOGGER ESTÁ FUNCIONANDO MUY MAL, LLEGARON COMENTARIOS A MI BANDEJA DE CORREO QUE SE HAN PERDIDO. LOS TRANSCRIBIRÉ ACÁ ABAJO PARA QUE NO SE PIERDAN. DESCONOZCO SI SE HAN PERDIDO OTROS QUE NO HAN LLEGADO A MI CORREO.
NO ES LO ÚNICO QUE ESTÁ FUNCIONANDO MAL EN BLOGGER, RECOMIENDO A TODOS HACER UNA COPIA DE SEGURIDAD DEL BLOG.

dondelohabredejado dijo...

COMENTARIO DE CAIA
Auch.. me mataste con el final.. Hasta pensé que la tortuga perdía la carrera pero nunca que el nene cambiaría lo que parecía su sueño por un revólver pedorro.. Nada se compara con una "mascota", por así llamarlos, ya que en realidad son nuestros compañeros y amigos. El relato hermoso, como suelen ser los tuyos. Besotes!

dondelohabredejado dijo...

COMENTARIO DE LUIGI

Tener precio se torna malo cuando lo que hacés vá contra tu conciencia... pero lo hacés solamente por la retribución que te dan.

En otros casos son deciciones simplemente, en pos de obtener otras cosas. El mejor ejemplo que se me ocurre es trabajar... todos trabajamos y tenemos un "precio"; hacemos el trabajo, nos dan el dinero, y con eso hacemos otras cosas que sí nos hacen bien.

dondelohabredejado dijo...

CAIA:
yo pienso igual que vos, y lo que es peor es que Pablito también pensaba como nosotras...
Gracias, Nena
Un fuerte abrazo.

dondelohabredejado dijo...

LUIGI:
Estoy de acuerdo, pero trabajar no implica ir contra nuestros principios (depende del trabajo, claro, ja ja ja)
Vi que en tu blog tenés el mismo problema... esperemos que se solucione.
Un abrazo.

allmaacuariana dijo...

Bueno debo decirte que me gusta tu blog y tu forma de expresarte, como acuarianas, vaya con razón me gusta venir a leerte.Abrazos.

Yoni Bigud dijo...

No tenga duda de que todos tenemos un precio. Algunos dejan de lado los principios sin más, y otros encuentran justificaciones que los dejan a salvo. O sea, tuercen las convicciones. Pero un poquito nomás.

Un saludo.

DOOMSDAY dijo...

entonces no queria tanto al mono despues de todo sino no hubiera cedido tan fácilmente

KARMILA dijo...

Amiga que gusto volverte a leer¡

Sabes? Te leia y no es que seas tonta lo que pasa es que queremos demaciado a nuestros hermanos, tenemos un corazon enorme y apesar de la grandeza nuestros hermanos no lo ven jajaja pero lo saben.

Por otra parte lo que paso con Pablito fue muy triste y creo que muchas veces de peques nos pones muchos limites o nos privan de cosas maravillosas que como niños deseamos con todo el corazon, pero por una u otra razon nuestros padres dicen "son cosas de niños" y zaz nos roban las cosas mas maravillosas.

Pero tenemos la capacidad de poder recuperar cuando somos grandes aunque en realidad no se si sea lo mismo.

Me alegra que el monito terminara en un lugar lleno de amor, eso si¨.

Besossssss amiga¨¨

Winnie0 dijo...

Si puedes pásate por mi blog que hay una cosita con mucho cariño para ti. Besos

Damian dijo...

esta histroia es muy triste, revela q nada puede ser perfecto, ni los niños se salvan de tener un precio q fea vaina.
todo se compra, todo se vende

MÓNICA dijo...

el ser humnao negocia todo...y mucho más a esa edad!!
excelente tu relato!!

http://conmonicamente.blogspot.com/
kissessss

Alyxandria Faderland dijo...

Dichoso el que conoce su precio... como para escaparle o venderse a la tentacion, ya vera cada cual.
Quien mas, quien menos, todos tenemos uno, aunque sea no mandar el jefe a paseo porque no se puede quedar uno sin laburar sin ir muy lejos.

Ahora me encanto el retrato que te han hecho, te dire que nos vemos parecidas y ademas tres gatos! justo los que yo tengo; y en la foto con el michi, se ven un equipo barbaro. Un partidito de pelota o corchito con Miss Lizzie se lo juega?

dondelohabredejado dijo...

ALMAACUARIANA
Muchas gracias.
Un abrazo.

dondelohabredejado dijo...

YONI
Muy claro como lo expresa.
Será cuestión de aceptar que así son las cosas?
Un abrazo.

dondelohabredejado dijo...

DOOMSDAY
Ese es el punto, que lo quería muchísimo. Es lo más triste.
Un abracito.

dondelohabredejado dijo...

KARMILA
La historia con mi hermano siempre fue la misma, hasta que aprendía a poner el límite. Que sepa no significa que valore, ja ja
En cuanto a lo que decís, creo que es muy cierto., pero no es lo mismo decir que no, a sobornar. Hay que cuidar mucho el modo en que se educa, porque las concecuencias pueden ser graves.
Un abrazo grandote, Nena, me alegra muchísimo tu regreso.

dondelohabredejado dijo...

WINNIE O
Uy, qué lindoo!!! En un ratito voy.
Besos.

dondelohabredejado dijo...

DAMIAN
Suena muy triste, muy tanguero, pero es así...
Yo quisiera mantener la esperanza en que hay quienes no se venden.
Un abrazo.

dondelohabredejado dijo...

MÓNICA
Bienvenida a nuestro barco.
Crecí pensando que hay cosas que no se negocian, y que lo peor que podemos hacer es vendernos a nosotros mismos.
La vida nos da sorpresas, a veces no muy gratas...
Pero yo sigo en la esperanza de no tener que venderme. ojalá nunca me tenga que enterar de cuál es mi precio.
Ya iré a conocer tu blog.
Saluditos.

dondelohabredejado dijo...

ALYXANDRIA
Jaja, son muchos los que no mandan al diablo a su jefe para cuiudar el emploe (me ha sucedido, se sufe...) pero no creo que eso se pueda considerar "venderse".
Tendrá que ser un partidito a la distancia, buscar un método virtual, ja ja
De pelota puede ser (o de ratita, conejito, tapita de gaseosa). Partido de corchito mi equipo no pouede jugar, porque Charly mastica los corchos y paraliza el juego, ja ja
Abracito.

el costurero de elsicat dijo...

Hola Marina!!!Historia triste y profunda... Yo, en lo personal creo que no tengo un precio, pero al igual que vos, no sé cómo reaccionaría si está en juego algún ser querido.
Pero por otro lado, me la paso concediendo algo (que no quiero hacer, ovbiamente) por temor a perder el cariño de esas personas... No sé si se encuadra en el tema, pero últimamente estoy tratando de no mendigar (cariño)y que me acepten como soy, sin embargo me parece que me estoy "endureciendo" o me estaré preservando y amando un poco más?
Aayy, Marina me hacés pensar!!! Está muy bueno.
Te cuento que a MI me costó muchísimo desprenderme del elefantito... En el fondo todos somos niños!!!
Muy bueno el videito de Silvio!!
Besotes

dondelohabredejado dijo...

ELSICAT
Qué temita!!! Creo que muchas veces cedemos lo que no debemos por conformara quienes amamos. Merecemos el amor sin necesidad de hacer nada para conseguirlo. Quienes de verdad nos aman no nos pedirían que hagamos tal o cual cosa como condición. Y mendigar cariño es la concecuencia de no querernos suficiente a nosotras mismas.
Bueno, hasta acá te respondí con la teoría. Pero en la práctica: me sucede lo mismo que a vos, muchísimas veces, y yo también estoy aprendiendo a quererme un poco más!
El elefantito me encantó, no sé si hubiese podido desprenderme de él, ja ja
Es uno de los temas de Silvio que más me gustan.
Un abrazo grandote, a cuidarte y comer bien, eh!!!