viernes, 17 de diciembre de 2010

Desde el hospital

El viernes pasado tuve un suceso muy feo, con dolor en el pecho, que interpreté como pasar por el cuerpo cuestiones emocionales que aún no aprendo a manejar.
Envié mail a amigos pidiendo reiki,y ayuda energética, y me dediqué a cuidarme y a no hacer nada, o mirar series boludas para reírme y olvidarme del mundo..

El martes a la una de la mañana volví a sentir ese dolor tan fuerte en el pecho, pero esta vez ya se extendía por el brazo izquierdo. 
Llamé por teléfono a mis amigos pidiendo ayuda porque era evidente que se trataba de algo cardíaco.
Ricardo me dijo que cuando llegó a casa le dije "llevame a la guardia que estoy teniendo un infarto"

De ahí en más, es todo un vértigo de sucesos desde la llegada a la guardia en Arad, los primeros auxilios y electro, las risas por el peluquín del médico que me atendía, el viaje en ambulancia, la llegada al hospital (que queda en otra ciudad), el cateterismo (sin anestesia, algo que no le recomiendo a nadie como experiencia, pero que al final agradecí porque me hizo bien...)
Cuando vuelva voy a tener tema para escribir varios post, algunos muy cómicos, otros muy locos, y supongo que también algunas reflexiones...

Al día siguiente me sorprendí muchísimo al ver que la imagen que se veía desde mi habitación de terapia intensiva era la imagen que vengo soñando hace meses y no podía descifrar.
También hace meses vengo soñando con corazones, corazones de piedra que me regala el mar, flores en canteros con formas de corazón, pastillitas de naranja que eran corazoncitos que yo comía cuando era chica....

Lo que tuve fueron dos infartos. Las arterias están muy mal y es consecuencia del lupus. 
Tendrán que hacerme una operación, a corazón abierto que es compleja y lleva muchas horas. 
Según me dijeron, el médico jefe de este equipo es uno de los mejores del mundo, y hacen dos operaciones de estas por día, o sea que la re pilotean.
Yo les pido a todos los que pasen reiki o quieran dedicarme una oración o un buen pensamiento, que me manden sus buenas ondas.
La operación será este domingo a las 14.00 horas (de Israel)

Yo estoy bien, bastante tranquila. Tengo amigos de fierro que se ocupan de todo lo necesario, me acompañan, me cuidan y me miman, todo el tiempo.
Mis gatos están al cuidado de la Tía Graciela, que los mima y les compra la mejor comidita.
Todos los días vienen mis amigos a acompañarme, y tuve que cortar el rostro a los llamados telefónicos porque me agotaba de hablar...

El servicio de cardiología de este hospital es excelente, el equipo médico de lo mejorcito, los enfermeros y enfermeras son muy atentos y me tratan con una dulzura total.
La comida es un asco, como en todos los hospitales.

Después de la operación, si no hay complicaciones, en dos semanas estaré en mi casa.
Va a ser bastante tiempo hasta que retome la blogósfera y me ponga al día con la correspondencia.
Seguramente algún amigo (seguramente A.R.N.) les vendrá a poner aquí algún comentario para que sepan que estoy bien.

Justo pensaba que el balance de este año no me cerraba tan bien como hubiese querido... pero lo positivo es que el año próximo será mejor. Y me animé a pensar que todavía falta tiempo para que este año termine, la vida puede traerme sorepresas. Juah juah, no me refería a esta.
Pero no está nada mal empezar el 2011 con el corazón arreglado, no?

Les pido disculpas por no comunicarme con cada uno personalmente. Ya cuando vuelva me pondré de a poco al día con la correspondencia.

Un abrazo y un beso a todos y cada uno de ustedes. Hasta prontito.
Marina.





Ilustro el post con una obra de Liliana Lucki. No le he pedido la autorización, pero sé que estará todo bien.