sábado, 22 de enero de 2011

Volviendo al ruedo

Hola, mis queridos amigos!!! Hoy escribo aquí para contarles que cada día estoy un poquito mejor y poniéndole onda a la cosa. 
Si me vieran subir las escaleras onda Speedy González disfrutarían conmigo del cambio logrado desde que vine del hospital.
Falta bastante aún y tengo que poner buena actitud y paciencia. Esa es la lección más difícil para mí, estoy ansiosa por hacer todo como antes y a la velocidad de antes. Necesito cambiar mi cabeza y lo estoy intentando.

Me siento muy feliz. Tengo el amor y el apoyo de amigos de fierro que me cuidan y me miman y están pendientes de mí todo el tiempo. Me refiero a los que están acá y también a los que desde lejos están tan cerca.
Aunque no he contestado todos los comentarios, el leerlos y releerlos me ha dado mucha fuerza en todo momento, lo mismo que tantos mail, fotos, tarjetas, regalitos, de ustedes todo el tiempo. 
No sé si ustedes sabrán lo verdaderamente importantes que son para mí y lo mucho que ayudaron a que todo saliera muy bien, y  que siga recuperándome de buen modo. 
Estoy muy agradecida y eso hace que me sienta más feliz aún, los amo con todo mi corazón!!


La mandarina más rica de mi vida


En la semana posterior a la operación, cada movimiento implicaba un desafío que requería de mi gran voluntad, mi creatividad y flexibilidad y obviamente también una gran dosis de tolerancia al dolor o coraje para pasarlo...
Así, sentarme y levantarme del inodoro cada vez que tenía que hacerlo, por dar un ejemplo, significó un logro total que celebré con más alegría que la que sentí al obtener mis títulos universitarios.

Algo les dije sobre la comida del hospital: que era asquerosa. 
Sólo hay una cosa que agregar a esto, y es el detalle de que los horarios no eran los acostumbrados. 
El desayuno lo servían tempranito y el almuerzo al medio día. Pero la cena la daban a las 18.30 horas y cuando llegaban las diez de la noche yo estaba famélica.

Para resolver esta situación, se me ocurrió encanutarme la mandarina de la cena, para comerla a la noche, cuando el hambre me hiciera cantar la panza. 

Ya en una oportunidad les conté mi experiencia como ladrona. Los que recuerden ese post sabrán que no me resultó nada fácil la sustracción de la fruta y lograr que mi rostro no expresara mis intenciones.
Lo primero que hice fue esperar el momento en que nadie miraba hacia mi rinconcito. 
Cada vez que me parecía el momento indicado alguna otra internada me preguntaba algo o pasaba la enfermera a ofrecer más pan.




 Con la mano temblorosa, en el momento preciso, tomé la mandarina y la coloqué en la mesita de luz, debajo de la máscara de oxígeno. Luego volví a tomar agua y poner la mejor cara de "ya terminé de cenar".
Por suerte la chica que retiraba las bandejas hacía su trabajo de un modo automático, y no registró la falta de las cáscaras de fruta. Suspiré aliviada y tomé conciencia de que esto era algo fundamental para mí, pero para el resto del universo la presencia o ausencia de mi mandarina no tenía la más mínima importancia.

El enfermero con peluquín (un dulce) pasó a ayudarme para que volviera a acostarme, mientras llegaba la gordita que nos daba los medicamentos.

Mientras la gordita se acercó a la cama de la señora que estaba a mi lado, sin darse cuenta movió con suficiente fuerza su cadera contra mi mesa de luz (le dio un culazo a la mesita, bah!) y mi mandarina cayó al piso y rodó aproximadamente un metro y medio, quedando cerca del final de mi cama, a la vista de todo el mundo que pasase por allí.

Qué horror!! No sabía qué hacer. No había comido mi fruta para dejarla para la noche, y los acontecimientos parecían castigarme y dejarme sin postre. Tenía que encontrar el modo de recuperarla sin que nadie lo advirtiese. Tenía que usar mi gran inteligencia para lograrlo (?)

Lo primero que hice fue sentarme en la cama. Sentarme sola implicó moverme muy despacito, ir girando sobre el brazo que no tenía operado y contener el aire (y el grito)  en el momento de incorporarme. 
Luego de eso fui dando pequeñísimos pasitos al costado, con la cola y con los pies, como para acercarme a mi amada clementina. 
Cuando ya estaba bien cerca apareció un médico que me sonrió sorprendido porque me había incorporado sola y me preguntó si no me dolía. 
Mi única respuesta fue una amplia sonrisa, y él se fue.




 Despacito despacito, mi pie derecho llegó hasta la fruta y con sumo cuidado la fue girando y acercando a la altura del borde de la cama. 
El plan era perfecto: aprisionaría la mandarina con mis dos pies, luego me inclinaría hacia atrás en la cama, apoyándome sobre el brazo potable, mientras al mismo tiempo los pies subirían y depositarían el dulce botín sobre el colchón. Después vería el modo de llegar con mi mano hasta ella.

El plan era perfecto, pero no contaba con que en el momento de ejecutarlo llegasen a internar otra enferma. 
No había otra opción que acelerar el proceso y subir la fruta al colchón. Así lo hice. En pocos segundos estaba acostada, con la mano doblada bajo mi espalda y con tanto dolor en todas partes que ni se me ocurría hacer nada para liberar la mano atrapada. Entre mis pies se hallaba mi objetivo y yo sonreía contenta, pese a todo.

Luego de un rato pude sacar mi mano, acomodar un poco más derecho el cuerpo y correr el pie hacia afuera y arriba para arrimar la mandarina a la mano.

Pasadas unas horas, disfruté de mi fruta. Les aseguro que esa fue la mandarina más rica de mi vida !!!



32 comentarios:

Carla Kowalski dijo...

Que genial historia!
Me alegro mucho de como te estas recuperando.
Ahora a seguir adelante!

Liliana Lucki dijo...

Sos una inconciente !!!Una loca linda !!!

Gracias a tus locuras una sonrisa y también las

carcajadas vuelven a mi.

Imagino el sabor del tesoro dulce ..m..m....mmm

Nada mas rico que lo difícil de lograr.

Los puntos ?????Cuidate !!!

Gracias por mejorar.Lo mejor para vos, un abrazo Lili

Yale Rankiá dijo...

Juaaaaaaaaaaaaa x la historia y ahhhhh por volver al barco!!!

A.R.N. dijo...

la acrobacia de la mandarina. sos una contorsionista marina.
bes

Helen Maran dijo...

GENIAL ESTA MEJOR MANDARINA DE TU VIDA SERÁ EN REALIDAD LA QUE MÁS RECUERDES CON ESA SONRISA INOLVIDABLE QUE SE ASOMA MUY POCAS VECES EN LA VIDA, POR UNA RECUPERACIÓN ÚNICA, PASITO A PASO, CUIDATE MUCHO AMIGA MANDARINERA JJJJAAA.

Winnie0 dijo...

Qué bueno cómo nos has contado lo de la mandarina....Las cosas que "más cuestan" las valoramos como auténticos tesoros. Un beso y recupérate del todo

Caia dijo...

Nena!!! Sufría al leerte!! Todo lo que hiciste por una mandarina!! )Es que las mandarinas no me gustan, de chiquita comí tantas que ahora no las soporto).
Marina, broma aparte, cómo me alegro de que estés mejorando día a día, no creo te des cuenta de la enseñanza de vida que nos estás dejando a todos tus amigos virtuales o reales.
Sos un ser especial, ya te lo he dicho y te lo repito.
Te quiero mucho, amiga :)
Besotes! Y no hiciste nada con el peluquín del enfermero? No me extrañaría que se lo hubieras quitado accidentalmente, ja!

dondelohabredejado dijo...

CARLA
Gracias, nena!! A darle para adelante, sí, siempre!
Besitos.

LILIANA
ja ja ja, los puntos ahí están, hasta ahora no me he descosido a pesar de las carcajadas (tiran un poco, pero ya me acostumbré)
Riquísima!! Ese sabor es insuperable.
Mil gracias, Lili, por todo, vos sabés.
Abrazo grandote y suavecito.

YALE RANKIÁ
Qué lindo encontrarte acá, nenaaaaa
Te aviso ni bien pueda videoconferenciar.
Abrazo grande a vos y a esos dos dos!!

A.R.N.
Bueno, yo no diría tanto... la imagen era un tanto patética... pero lo importante es que lo logré!
Me parece raro comentar con vos acá cosas del hospital, porque te tengo incorporada como testigo de todas las anécdotas hospitalarias, ja ja ja
Besitos, nena!!!

HELEN
Ja jaaaa, sí, tenés razón, nunca lo voy a olvidar. Pasito a pasito, tengo que hacerte caso!!
Abrazo grandote, amiga!

WINNIE O
Sí, claro. Lo que cuesta, vale!
Feliz cumpleaños, querida, gracias por venirte a visitarme en este día.
Besitos.

CAIA
A vos te sucede con las mandarinas lo que a mñi con las peras! De verlas me da asquito, por una vez que comí demasiadas, cuando era chica.
Pero las mandarinas me encantan, y si son bien dulces, mucho más. Y cuento los gajos y cuando son 13 me como uno rapidito, ja ja, en honor a nuestro amigo!
Caia, linda, gracias por las cosas que me decís, vos me ves especial porque sos mi amiga.
Nooooo, nunca le tocaría el peluquín!! Aguantarme la risa cuando se le ladeaba mientras me sacaba sangre es otra historia, laro...
Abrazo grandote, nena, que estés muy muy bien.

Catalina Zentner dijo...

El operativo mandarina fue a base de coraje y estrategia. ¡FELICITACIONES POR EL ÉXITO DE LA MISIÓN!

Lo más lindo es saberte de vuelta, con ánimo excelente y dispuesta a las pequeñas alegrías de la vida, la amistad, tu restablecimiento y los gatitos, por supuesto.

Abrazos,

Adriana Alba dijo...

Marina, me alegro que estés cada vez mejor!

Te imaginaba haciendo acrobacia con la mandarina y me reía, éstas pequeñas cosas que contás con tanta genialidad, hablan de tu voluntad y sentido del humor que tanto ayudan!

Abrazos piba, cuidate mucho!

Winter dijo...

Qué lindo pasar por acá y encontrarte! Me alegro muchísimo que poco a poco vayas mejorando.

Tu historia podría titularse "De cómo una mandarina puede convertirse en un mundo"
Importante siempre poder ver el mundo con perspectiva y creatividad. Y vemos que te sobra!

Un gran abrazo, querida Marina!

Elba dijo...

¡ Que alegria verte tan bien ! y lo que me has hecho reir con la historia de la mandarina...seguro que que de ahora en adelante , cada vez que vea una mandarina...me acordaré de vos...Marina...mandarina...esto es un poema...Pero...risas aparte , estuviste un poquito inconciente...Gracias a Dios no te pasó nada...y lo peor de todo hubiera sido que te expulsaran del Sanatorio por mala conducta...un bochorno...Marina tengo una alegria enorme...Besos , besitos y besotes...cuidate mucho...y una fregadita de morro para la tripulación

Asun dijo...

jajajajajajaja, MARINA, eres tremenda, ¿No habría sido más fácil simplemente decirle a la chica que retiraba las bandejas que preferías guardarte la mandarina para más tarde? Te habrías podido evitar todo ese circo ¿O es que no te lo permitían?
Lo digo porque aquí sí que se puede hacer, yo lo he hecho sin problemas, lo mismo con las galletas del café de la merienda.

Bueno, pero mejor así, porque si no habrías tenido esta anécdota tan divertida para contarnos :-D :-D

Muchos besos y sigue cultivando la paciencia y recuperándote.

La condesa sangrienta dijo...

Qué alegría leerte con el buen ánimo de siempre.
Será un buen ejercicio pensar en mi propia mandarina y cómo hacer para alcanzarla.
Beso enorme, te quiero mucho!

dondelohabredejado dijo...

CATALINA
Gracias, querida!! Mis tres gatitos son tres angelitos que me cuidan y miman en todo momento. Se asustaron muchísimo con lo que pasó y ahora están pegadísimos a mí, expresándome su amor en todo momento.
Abrzo grandote y ronroneos de parte de ellos.

ADRIANA
Sí que fue acrobacia!! Pero nada estética, eh, ja ja ja
El sentido del humor siempre me ayuda, y la voluntad es algo que hay que entrenar siempre...
Un abrazo grandote, querida, y besitos para Lito.

WINTER
Tu título es muy apropiado!! Ahora tengo que aprender a proporcionar las cosas en mi vida, y no creerme que mi mandarina es un mundo, ja ja ja
Un abrazo grandísimo, nena.

ELBA
Quedate tranquila, querida, que no fue tanta inconciencia. Y llegado el caso me volvian a coser y listo, ja ja
Noooo, qué me iban a expulsar por mala conducta!! Si me portaba re bien, y me trataban con una dulzura y un cuidado infinitos!!
Besitos míos y de ellos tres para vos.

ASUN
Shhhh...!! Después me di cuenta de que se podía y estaba todo bien con guardar algo para después!!
Vos viste, es mi acuarianez que me hace hacer estas cosas, ji ji ji
Besotes y abrazotes para Xana y para vos.

CONDESA
Todos tenemos nuestras mandarinas... y siempre habrá un modo de conseguirlas. No es muy recomendable seguir mi ejemplo, siempre existen métodos más fáciles, ja ja ja
Yo también te quiero!! Muchísimo!!
Abrazo inmensísimo, amiguita!

Ejco dijo...

Ayy lo que haces por la mandarina eh, se nota que a esas horas tienes que tener hambre jajaja. Espero que sigas tan bien como hasta ahora, ánimo y un abrazo fuerte.

Pd: deja las mandarinas cerca por si acaso

SUSURU dijo...

LOCA LINDA!!!!! mirá que me hiciste reír, pero al mismo tiempo pensaba si eras conciente que estabas corriendo riesgos.
No sé por qué también visualicé una escena de circo, Vos haciendo acrobacia con la mandarina y la misma incrustada en tu nariz, de ese modo de convertías en la Patchs Adams del hospital.

¡Qué bueno q estés de vuelta y con ánimo!!! Sos una Corajuda de verdad. Este año RENACISTE!!!!

FELIZ REGRESO.

besote

R.Holiday dijo...

Joé Marina,te he visto en la habitación ,toda llena de cables ,con el camisón tan feo que dan y que seguramente se ata por detrás...:) haciendo malabares con la mandarina..y digo yo ¿¿no te valía más pedirla?? (ya,que seguro ni te la daban...y además se fastidiaba el post :)
Me alegro muuuuucho de que estés bien,pensé mucho en tí,(yo no sé nada de reiki,pero igual traté de envuarte buenas vibraciones,qué coño!!!)
Welcome baaack!!!!!!!!!!!!!!

Jazmin dijo...

jajajajajaja... sos loca, eh!

Me alegra mucho leerte así de vital, con esa energía a pesar de todo. O debería decir... precisamente por todo.
Porque los seres como vos, Marina, evidentemente, tienen la maravillosa puntualidad de ser positivos cuando realmente cuenta.

Y en algo no estoy de acuerdo con vos. Sí fue importante para el Universo que te guardaras la mandarina. Mirá desde esa decisión tuya... todo lo que se desencadenó, incluidas nuestras propias reacciones al leerlo.
Efecto mariposa.
Efecto Marina.

Beso E NOR ME.

Papersome dijo...

jaja..Marina...¿hay algo más lindo que saber de una amiga recuperándose?! Y entre ronroneos...
¡ESTOY FELIZ POR VOS!
Esa mandarina quedará para el anecdotario! jaja...soy tan inconsciente como vos! y muero de risa al imaginarte con la mandarina en los pies. Tengo experiencias hospitalarias y de cómplice en estas aventuras "difíciles" que requieren sagacidad!
Es increíble la capacidad ilimitada de ardides que descubrimos! jajaj y lo fabuloso que puede saber una mandarina...
¡Es divino saber que estás de vuelta, Marina!
Disfruto con las buenas noticias, con tu anecdotario y con tu humor.
¡Cuidate mucho!
¡Un beso enooooorme! y muchos otros a tus capitanes!
Patricia

Dante Bertini dijo...

aunque muchos no lo crean, conservar el alma de niño tiene sus ventajas...
Sos una buena mandarina!!!
Un abrazo

Marcela, de Mujeres de 40 y más! dijo...

Hola Marina!
bravo por esa recuperación! y sí, paciencia y mucha, hay que tener para una recuperación total para empezar, muy de a poco, a realizar las tareas cotidianas que siempre hiciste.
Estoy muy contenta con tu vuelta. Leerte así, tan optimista y con excelente ánimo y humor, es un gustazo.
Lo de la mandarina...jaja me hiciste reír otra vez!
Habría que suplir "naranja" por "mandarina" en la canción de María Elena Walsh (QEPD) y algunos arreglitos que me permití hacer.
Acá va:


"¿Saben saben lo que hizo
la famosa Marinita?
A la orilla de la cama
cazó viva una mandarina.

¡Qué coraje, qué valor!
Aunque se olvidó el cuchillo
en el dulce de membrillo
la cazó con tenedor.

La mandarina se pasea
del pasillo a la cama.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

A la hora de la cena,
la mandarina le dio pena,
fue tan buena Marinita
que de postre no la quiso.

La valiente cazador,
ordenó a su comitiva
que se la guardaran viva
en la mesita de luz.

La mandarina se pasea
del pasillo a la cama.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

Marinita en la cama
con una paciencia china
la domaba día a día,
la mandarina no aprendía.

Marinita con rigor
al fin la empujó un poquito
y dio su primer pasito
la mandarina sin error.

La mandarina, Marinita,
la mostraba por el piso,
otras veces, de visita,
la llevaba en su jaulita.

Pero un día entró un ladrón,
se imaginan lo que hizo,
la valiente Marinita dijo:
"Ay, qué papelón".

La mandarina se pasea
del pasillo a la cama.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

A la corte del Rey Momo
fue a quejarse por el robo,
mentiroso, el rey promete
que la tiene el gran bonete.

Porque sí, con frenesí
de repente dice Marina:
"Allí está detrás del trono
la mandarina que perdí".

La mandarina se pasea
del pasillo a la cama.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

Y la reina sin permiso
de la valiente Marinita
escondió en una sopera
la mandarina paseandera

Marinita la salvó
pero a fuerza de tapioca
la mandarina estaba loca
y este cuento se acabó.

La mandarina se pasea
del pasillo a la cama.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor".

♪ ♫ ♪ ♫
.......

Beso! :)

dondelohabredejado dijo...

EJCO
Ja ja ja, sí, ahora están bien a mano (y yo ya me muevo mucho más)
Un abracito.

SUSURU
Ningún riesgo!! No me fui a correr por los pasillos del hospital, fue un esfuerzo calculado para lograr mi objetivo mandarinil, nada más, je je
Vos imaginás muy lindo, nena. La verdad es que mis acrobacias no se parecían mucho a las circences, ja ja ja
Sí que renací, y estoy muy feliz por eso!!
Abrazote de osa!!!

ROSE
Para ese momento no tenía tanto cable, sólo alguna manguerita...
Me dieron pijamita, bastante cómodo y nada feo.
Creo que de pedir la mandarina, se habrían reído y me la habrían alcanzado. pero vos viste... yo soy muy acuariana, ja ja ja
Tus buenas ondas llegan, nena!!
Abrazote grandote.

JAZMIN
Gracias, qué lindo lo que me decís!!
La verdad es que ando cortita de energías, me canso demasiado y eso me da impotencia...
Pero de ánimo estoy muy bien, las cosas se dieron de un modo que tengo que estar agradecida y muy contenta.
Un abrazo grandísimo, querida.

PATRICIA
Este tipo de aventuritas hace que la cosa se banque mejor y que no haya aburrimiento.
Lo que nos cuesta conseguir tiene un sabor muy especial, siempre.
Me cuido mucho y mis muchachos bigotudos están pendientes de mí todo el tiempo.
Besitos, y muchas gracias por estar, siempre con tu buena onda!!

DANTE
Claro que tiene sus ventajas, amiguito, vos de esto sabés mucho!
Gracias!! Te quiero mucho.
Chuik chuik chuik

MARCELA
Sos divinaaaaaaaaa!!!!!
Qué hermoso regalito me hiciste, y basándote en un tema que amo, de una artista que amo!!!
Ji ji ji ji, me lo voy a imprimir para tenerlo a mano!
Me cuesta lo de la paciencia, pero le pongo onda. Y gracias a Dios me siento muy bien.
Un abrazo inmensísimo y gracias gracias, gracias, por tu regalito!!

tia elsa dijo...

Sos un sol! me encanta saber que estás mejor y que no perdiste tu magia para relatar. Tu anécdota de la mandarina es mundial, sin duda con tanto esfuerzo te supo la mejor de todas. Muchos cariños con toda mi buena vibra. Mi madre te manda un besote,siempre se acuerda de ti. Besos tía Elsa.

dondelohabredejado dijo...

TÍA ELSA
Gracias, nena!!! Tu buena onda siempre llega y me das una alegría muy grande con el besote de tu mami, Yo también siempre la tengo presente.
Abrazos grandotes!!

Joy dijo...

Un auténtica proeza, querida, dado tu estado...
No me extraña que te supiera a gloria!!!

De cualquier manera, es estupendo que lo hicieras porque indica que podías... que ya te comenzabas a recuperar físicamente... y por otro lado, es genial que ahora nos lo expliques, ya que eso indica que emocional y mentalmente también estás ya muy recuperada!!!

Me alegro mucho, tesoro!
Un abrazo inmenso!

Luigi dijo...

Eso de registrar si en la bandeja hay cáscaras para ver si comiste la mandarina... jajjajajaja, es bien de detectives!!

Abrazo!

T.M. dijo...

Marina, sos una excelente escritora sobre temas tan cómicos que muchas veces nos rodean en situaciones límites. Si lo habré pasado, eso y cosas como no ponerle freno a la cama y seguir conectada al oxígeno que no me daba aire para nada y menos con el ataque de risa que me había agarrado. Por supuesto el llamador había quedado en la pared, y mi vecina estaba imposibilitada de hablar. Solo me asusté cuando ví que el suero tambien había quedado colgado y al tirar tanto se llevó la vía que tenía colocada en mi brazo. El final deberán preguntárselo a un médico. Un gran abrazote y bienvenida al ruedo.

Fabiana dijo...

Hola Marina de mi corazón... Hace tanto que no entro a tu barco que estoy desorientada porque empecé a leer y no entendía nada.

Deduzco que todos tus problemas de salud coincidieron en el tiempo con los de mi mamá (cuando me alejé de mi mundo virtual).

Me muero de vergüenza pero a la vez me pone feliz saber que estás bien sin haberme hecho malasangre.

Sabés que te quiero mucho porque tenés un ángel muy especial y una calidez poco frecuente. De modo que te deseo la mejor recuperación y tratá de no pasar más papelones por ahora. Jajjaj.

Besotes.

dondelohabredejado dijo...

JOY
Es muy bueno el análisis que hacés, y muy cierto. En muchos aspectos mi recuperación es excelente.
Ahora tengo que aprender (realmente aprender) que hay tiempos que no se pueden forzar...
Un abrazo grandísimo, querida!

LUIGI
A mí me pareció de lo más normal, ja ja Pero sabemos que mi modo de razonar no es precisamente "normal"
Un abrazo grandote!

T.M.
ja ja ja ja, imagino la situación!!! ya te veo movilizándote en la cama, llevándote puestos los cables, cañitos y bolsas de suero con vos!!
Sí que son cómicas esas situaciones!! Por suerte hacen que las incomodidades y dolores se olviden por un rato.
Podríamos hacer una escena para Benny Hill vos y yo!!!
Un abrazo grandote, acuariana!!

FABIANA
Querida amiga, ya pasé por tu blog y me enteré. Cómo te vas a sentir mal?? Si justamente estabas pasando un momento durísimo!!
Sé que me querés mucho, así como sabés que yo también te tengo un cariño muy profundo y verdadero.
Te agradezco de corazón tus palabras y tu onda (de siempre).
Lo de no pasar más papelones no puedo prometértelo, ja ja ja (hay temas en los que no tengo remedio)
Abrazo grandísimo, nena.

Paula dijo...

Noooo, jajaajaja, me dio pena!!!
No había ninguna enfermera piola que te ayudara con esa bendita mandarina????

Sos de fierro Marina, tenés una fuerza y un positivismo increíble.

Te quiero mucho nena!!!!

dondelohabredejado dijo...

PAULA
Sí, había!! Pero supe luego que se podía, ja ja ja
Gracias, nena!! No es tan así, eh... pero le pongo toda la onda que puedo.
Yo también te quiero muchooooo
Besos!!